LIBROS

Choque-de-culturas

Este es un pequeño relato que puedes encontrar en este peculiar libro: Empatia : Este es el mundo de pesadilla en el que viven constantemente muchos perros domésticos. Imagínate que vives en un planeta en el que la especie dominante tiene una inteligencia infinitamente más sofisticada que la de los seres humanos a quienes, no obstante, tienen como animales de compañia. Son los Gorn. Se comunican entre ellos a través de complejas combinaciones telepáticas, movimientos de ojos y sonidos de alta frecuencia totalmente ininteligibles e imposibles de aprender para los humanos, cuyos cerebros sólo están preparados para la adquisición del lenguaje verbal. Lo que sí pueden aprender los humanos es el significado de algunos sonidos aislados tras repetidas asociaciones con cosas que tienen relevancia para ellos. Los Gorn y los humanos establecen lazos muy fuertes pero hay muchas reglas de los Gorn que los humanos deben intentar asimilar con una cantidad limitada de información disponible y corriendo muchos riesgos. Imagina que eres uno de los humanos que tienen la suerte de vivir dentro de la casa de una familia Gorn. Otros humanos están en el jardín encadenados en pequeños cobertizos y tienen tanta hambre social, padecen tal aislamiento que no son capaces de controlar sus emociones en cuanto se les acerca un gorn. Los Gorn consideran que por culpa de este comportamiento nunca llegarán a convertirse en “humanos domésticos”. Son demasiado excitables. El hogar que compartes con la familia Gorn está repleto de cuencos de porcelana llenos de agua, junto con lavamanos. Sin embargo siempre que intentas hacer pis en uno de ellos, cualquier Gorn que se encuentre en las proximidades te ataca. Aprendes a utilizar el retrete sólo cuando no hay ningún Gorn. A veces llegan a casa y te meten la cabeza dentro del retrete sin que exista ninguna razón aparente. Odias que te hagan eso y empiezas a hacerles la pelota cuando vuelven a casa para que no te vuelva a pasar, pero ellos creen que eso es un indicio claro de que te sientes culpable de algo que todavía desconocen. También te castigan por ver vídeos, leer determinados libros, hablar con otros seres humanos, comer pizza o pastel de queso, escribir cartas, etc. Los Gorn creen que son problemas de comportamiento. Para evitar volverte loco, esperas a que no estén en casa para hacer todo aquello que deseas. Mientras están cerca estás sentado tranquilamente y con la mirada al frente. Como son testigos de que estás capacitado para comportarte como lo estás haciendo, un buen comportamiento para el que tu estás totalmente capacitado, ellos achacan a tu “rencor” que cuando te quedas solo te pongas a ver películas de vídeo y a transgedir otras reglas. Se imaginan que tu seguramente no te gusta que te dejen solo. Te sacan a pasear varias veces al día y te dejan revistas y te dejan revistas de crucigramas para que te entretengas ( nunca lo has hecho porque odias los crucigramas, pero los Gorn creen que no les prestas atención por venganza). Lo peor de todo es que te caen bien, después de todo se suelen portar bien contigio. Sin embargo, cuando les sonríes te castigan, y lo mismo sucede si intentas estrecharles la mano para saludar. Si te disculpas, vuelven a castigarte. No has vuelto a ver a otro humano desde que eras muy pequeño y cuando ves uno por la calle muestras tu curiosidad, te entusiasmas y en ocasiones tienes miedo. Realmente no sabes cómo actuar y por eso el Gorn te mantiene alejado de otros seres humanos. Tus destrezas sociales nunca llegan a desarrollarse. Al final te llevan a una escuela de “adiestramiento”. Gran parte del adiestramiento consiste en dejarte momentáneamente sin respiración con un collar metálico alrededor del cuello. Están convencidos de que entiendes perfectamente los chillidos que emiten y la comunicación telepática, porque parece que a veces respondes correctamente. La verdad es que tú simplemente adivinas, odias el adiestramiento y la mayor parte del tiempo te sientes muy presionado.  Un día ves a un Gorn acercándose con el collar de adiestramiento en la mano, tienes el síndrome premenstrual, te duele el cuello y la verdad es que no te apetece soportar la desconcertante coacción a la que está a punto de someterte. Le dices con voz seria que por favor te deje en paz y se vaya. Los Gorn están perplejos por este comportamiento agresivo sin previa provocación, creían que tenías buen temperamento. Te meten en uno de sus vehículos y te llevan a dar una vuelta, vas observando el hermoso paisaje del planeta y te preguntas dónde te llevarán. El vehículo se para y te dejan bajar en un edifico impregnado de olor a sudor y a excrementos humanos. Hay humanos en pequeñas jaulas por todas partes, algunos están nerviosos, otros deprimidos y la mayoría observa lo que ocurre fuera de sus celdas.  Tus Gorn, con los que habías vivido toda tu vida, te entregan a un desconocido que te arrastra a una pequeña habitación. Estás aterrorizado y le gritas a tu familia Gorn que te ayude pero ellos se dan la vuelta y salen del edificio. Te quedas allí retenido y te ponen una inyeccíon letal.  Al fin y al cabo, es la forma humana de hacer las cosas.


razas perrosel-lider-de-la-manada  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s