Cómo ayudar a tu perro a pasar el calor

Del hospital veterinario de Montjuïch: Cómo ayudar a tu perro a pasar el calor del verano

 

Cada raza de perro tiene una capacidad diferente al calor, y se adaptan de diferente forma al periodo estival. Sin embargo, cabe mencionar que los perros más propensos al golpe de calor son los cachorros y los perros mayores, además de los de pelaje muy oscuro y los que tienen el morro chato.

Sobretodo, recordad que los perros en ocasiones no regulan bien la temperatura, por lo que hay que tener especial cuidado. Un golpe de calor en ese estado, haría que consumieran todas sus reservas de azúcar y sales minerales, llegándole a provocar un colapso interno conocido como golpe de calor.

Es por eso que, ante temperaturas muy elevadas y con un alto grado de humedad en el ambiente, merece la pena actuar responsablemente y seguir unas sencillas pautas como las que siguen:

Corte de pelo

Al igual que a nosotros, si nuestro perro tiene el pelo muy largo, es un buen momento para cortarle el pelo, por supuesto siempre que sea un perro al que su pelo se lo permita, ya que hay razas a las que no se les corta el pelo. Si tienes alguna duda, consulta con tu veterinario para estar seguro que es una buena opción.

La deshidratación del perro y su alimentación

La deshidratación es uno de los mayores peligros que puede pasar nuestro perro durante el verano, para ello conviene regular las horas de exposición del animal al sol, si tienes tu perro en el jardín o en una terraza, conviene dejarle una sombrilla o tener preparado un espacio donde tenga sombra durante todo el día, para evitar una subida de su temperatura corporal.

Tenemos que dejar el bebedero lleno de agua y asegurarnos que en nuestra ausencia no le va a faltar agua, así como intentar que sea fresca, por lo que deberemos ponerle el bebedero en la zona de sombra. Este punto es esencial.

Respecto a las comidas, con el calor, los perros bajan su apetito, por lo que es recomendable acostumbrarlos a comer en las horas menos calurosas del día e intentar complementar su alimentación con pienso húmedo como complemento para su hidratación.

Hay que prestar especial atención y cuidado si nuestro perro sufre de vómitos o tiene diarrea porque la hidratación deberá ser mayor, en este caso te aconsejamos acudir a tu veterinario.

El paseo

Hay que evitar salir a pasear con tu perro en las horas más calurosas, y debemos evitar tener un juego con mucho ejercicio. Se recomienda llevar un recipiente con agua durante el paseo, sobretodo en las zonas donde se alcanza mayor temperatura de la península.

El coche

Si acostumbramos a desplazarnos con el perro en coche, es conveniente dejar la ventana abierta durante el trayecto, pero al llegar a destino, hay que sacarlo rápidamente del coche, ya que dejar una ventana abierta no sirve de nada, lo importante no es tanto la ventilación como la temperatura dentro del vehículo.

Perros con problemas respiratorios

Aquellas razas de perros que suelen tener problemas respiratorios como el Bulldog o el Pequinés entre otros, o problemas cardíacos, hay que prestarle especial atención.

Agua fría

Uno de los mejores remedios para mitigar el calor de tu perro, al igual que a nosotros, es recibir un baño de agua, o dejar que nos moje el agua de una manguera, es un remedio tan simple como antiguo pero quizás uno de los más eficaces y agradecidos del verano, con ello hacemos que baje la temperatura corporal y estaremos cuidado de su salud. Si dispones de jardín, puedes mojarlo un poco para que exista un ambiente fresco.

 

En cualquier caso, si vieras que tu perro no tiene ganas de moverse, que su respiración es agitada, rápida y costosa, que tiene la boca y el hocico secos o que tiene temblores y la frecuencia cardíaca acelerada, lo mejor que puedes hacer es visitar rápidamente al veterinario pues podríamos estar ante un caso de golpe de calor.

Anuncios

Accidentes

Atento a los cuerpos extraños

Una de las consultas más frecuentes al veterinario tiene que ver con el alojamiento de cuerpos extraños en diversas partes del cuerpo, tanto en perros como en gatos. No es recomendable que jueguen con juguetes pequeños, que en caso de ser tragados podrían causar asfixia. También hay que tener mucho cuidado con las esquirlas de los huesos pequeños y con las ramas de árboles, que suelen resultarles muy atractivas, sobre todo a los cachorros.

perro en el balcón Debemos saber que tanto en ojos como en oídos pueden alojarse semillas. Si nuestra mascota sacude la cabeza con frecuencia, la pone hacia un lado o se frota los ojos con la pata o con el borde de algún mueble, podemos estar frente a este peligro. No debemos intentar sacar el cuerpo extraño nosotros mismos, tiene que hacerlo un profesional.

 

 

Ante los accidentes de tráfico

Si un día nos encontramos a nuestra mascota cojeando, arrastrando alguno de sus miembros, o con algunos de ellos paralizado, con áreas de la piel peladas, con el pelo arrancado por haber sido arrastrado por el pavimento, sucio de grasa o aceite en las heridas o en la piel, probablemente haya sufrido un accidente.

Debemos mantener al animal en posición de salvamento, tendido sobre su costado derecho, además de mantenerlo abrigado con una manta. Hay que actuar con serenidad pero rápidamente. Lo primero es llevarlo al veterinario más cercano. Un examen radiológico será necesario para conocer con seguridad qué zonas han sido afectadas.

Trataremos de detener el sangrado presionando la zona con un paño limpio, gasas o algodón, aplicándolos uno encima del otro, sin retirar al anterior. Los torniquetes en los miembros deberían constituir la última medida y aplicarse solamente durante algunos minutos (nunca más de 15), utilizando tiras de tela y evitando las gomas o cuerdas. Se puede introducir un palo o un lápiz en el nudo y dar varias vueltas para estrechar la tela de la venda hasta que pare la hemorragia. Si hay algún hueso roto, hay que tratar de inmovilizarlo con una tablilla.

Mordeduras de animales

 

En caso de una mordedura de otros animales podríamos evidenciar una herida con sangre o fluido sanguinolento. Muchas veces no se observa nada a simple vista, pero si lo estudiamos con detenimiento podemos ver la zona afectada con los pelos pegados, inflamada y caliente. Durante las peleas, los perros suelen morderse en el cuello, la cara, las orejas y el pecho. Aunque las marcas de los colmillos parezcan poco profundas, siempre es recomendable consultar al veterinario con el fin de descartar daños en el tejido muscular.

No deberíamos permitir que nuestra mascota se pelee con otros animales, enseñando a nuestro amigo a no cazarlos. Por su seguridad, deben ser capaces de controlar su instinto depredador. Hay mordeduras que pueden ser realmente fatales, como las de serpiente, que pueden identificarse por los dos orificios característicos. Son más comunes entre perros y gatos que viven en el campo. Si se da el caso, habrá que revisar cuidadosamente la zona, cortar el pelo del área afectada y lavar bien con agua tibia y jabón. En principio, no pongas vendajes porque las heridas deben ser evaluadas por nuestro veterinario: puede necesitar puntos, una limpieza y desinfección profunda, o la administración de antibióticos.

Cuidado con lo que comen

perro en la playa

La ingestión de alimentos inadecuados o en mal estado puede provocar diarrea, pérdida de control en la función intestinal y sed excesiva. Para prevenir estos cuadros de diarrea tenemos que evitar la ingesta de restos de comidas, basura o sustancias tóxicas. Debemos mantener a nuestra mascota libre de parásitos intestinales y evitar cambios bruscos de su dieta.

Como primera medida, es conveniente un ayuno de 10-12 horas, luego podemos darle pequeñas raciones de arroz cocido y carne picada cocida, verificando que toda la grasa ha sido retirada. Si la diarrea persiste, el animal está decaído o hay sangre en las heces, consultar de inmediato al veterinario.

Las intoxicaciones también forman parte de las consultas de emergencia veterinaria. Generalmente, tienen que ver con la ingesta de plantas venenosas o productos tóxicos. Los raticidas, pinturas, insecticidas, cebos envenenados, lejía, detergentes, sosa cáustica, etc. deben utilizarse y guardarse con mucho cuidado, ya que son especialmente peligrosos para niños y mascotas.

La basura y los utensilios de jardinería deben estar siempre en lugares protegidos, no accesibles para nuestras mascotas. Es importante no sembrar en nuestro jardín o terraza plantas potencialmente tóxicas para animales de compañía como es el caso de la adelfa, la azalea, el lirio del valle o el jazmín amarillo.

Picaduras de abejas y avispas

Cuando mejora el clima tenemos oportunidad de pasar más tiempo fuera de casa con nuestras mascotas. Sin embargo, también aumentan las probabilidades de sufrir algún percance: accidentes de automóvil, intoxicaciones, picaduras de insectos, cortaduras, mordeduras de otros animales de las que pueden ser víctimas nuestros amigos, etc. están a la orden del día.

Todos los perros son curiosos y les encanta correr y perseguir cosas…  En la mayoría de los casos, las picaduras de abejas y avispas sólo le causarán a su perro dolores insignificantes e irritación. Sin embargo, si le pican más de una vez o si le pican dentro de su boca y garganta, puede ser peligroso y requerirá la visita al veterinario. Lo que causa el dolor en una picadura no es la pequeña herida del pinchazo sino la pequeña cantidad de veneno que se inyecta.

¿Qué tipo de picadura?

El aguijón de una abeja es dentado y está diseñado para quedarse en la piel, matando a la abeja cuando se separa del cuerpo dejando en él el aguijón. Los aguijones de las avispas no son dentados pero causan más dolor y si se les provoca, estos insectos pueden picar varias veces. Las picaduras en la sensible nariz de su perro son especialmente dolorosas. Algunos perros pueden incluso recibir picaduras en la lengua o dentro de su boca o garganta si intentan morder o cazar un insecto. Estas picaduras pueden ser peligrosas por la hinchazón que causan, que puede obstruir la garganta de su perro y bloquear las vías respiratorias.

Las picaduras de avispa y de abeja suelen inflamarse porque los aguijones de las abejas suelen quedar retenidos en la piel y es conveniente retirarlos con ayuda de una pinza. Como el veneno de la avispa es alcalino, podemos lavar la zona con vinagre diluido en agua. Para el caso de la picadura de abeja, cuyo veneno es ácido, podemos aplicar en la zona bicarbonato de sodio.

Los animales que viven en el campo corren más riesgos de ser víctimas de estas picaduras. En estos casos lo veremos rascarse con insistencia y algunas áreas enrojecidas, calientes e hinchadas, especialmente en la zona de la cara y hocico.

Los síntomas de una reacción grave incluyen debilidad general, dificultad de respiración y una gran hinchazón que se extiende desde el lugar de la picadura. Tenga cuidado con la hinchazón alrededor del cuello, la garganta y la cabeza. Si su perro tiene una reacción grave, debería llevarlo rápidamente al veterinario.

Una simple picadura puede dejarse tranquilamente sin cuidados y de hecho no debería molestar al perro mucho tiempo.  Vigile a su perro después de que lo hayan picado para asegurarse de que no desarrolle una reacción alérgica. Si después de varios días la hinchazón todavía se mantiene, llame a su veterinario.

 Como cuidados de emergencia debemos aplicar compresas de agua fría o tibia si la hinchazón es severa. También puede envolver hielo o una bolsa de hielo en una toalla y aplicarla a la herida para bajar la hinchazón y calmar el dolor. Si el aguijón está en la zona de ojos, nariz o boca, hay que llevarle al veterinario inmediatamente y no permitirle el consumo excesivo de agua.

Como última recomendación, no es mala idea contar con un botiquín de primeros auxilios con los instrumentos y materiales básicos que permitan atender cualquier emergencia.