Para que tu perro no ladre en público

Todos hemos sufrido el sofoco que nos provoca a veces nuestro perro cuando ladra a otro perro o a otras personas, o que ladre por la ventanilla del coche.

Si tu perro no te hace caso, o ladra a otros perros y/o personas, te queremos mostrar un método para aumentar su atención, y reforzar que no ladre cuando no es necesario, solamente para perros excitados, frustrados o que saludan y reciben demasiado efusivamente.

  • Asegúrate de que tu perro se ha ejercitado bien y, si es posible, que incluso tenga algo de hambre (sin pasarse!)
  • Ten preparados un montón de premios.
  • Haz que tu perro se sitúe a una distancia lo suficientemente lejos de otros perros y personas para que pueda centrarse en coger el premio. Alejaos lo necesario. Si es posible, siéntate en el suelo con tu perro. Antes de que empiece a ladrar cuando un perro o una persona aparezca, inicia el proceso:
  1. Pon un premio en el suelo cada 5 segundos, o con mayor frecuencia si es necesario, ya sea entre las patas del perro, o incluso delante de su hocico. Sigue haciendo esto. Pronto comenzará a querer el premio.
  2. Cuando comience a mirarte (“¿Dónde está mi premio?”), cuando vea a otro perro o persona, comienza a darle el premio de tu mano.
  3. Ahora comienza a dispersar los premios. Poco a poco aumenta el tiempo entre cada premio, un segundo más cada vez. Basta con que lo cuentes de cabeza, no es necesario un cronómetro.
  4. Continúa alargando el tiempo entre cada premio, teniendo cuidado de que el perro siga centrado en ti y no pierda el interés.

tierno

La mayoría de perros se calmarán por completo hasta que otro perro o persona pase más cerca o que otros perros empiecen a ladrar. Debes estar prevenido para esto, y preparado para dar más premios según se vaya acercando y pase de largo esa persona o perro.

Esta es una manera muy efectiva de enseñar a su perro a que te mire y centre tu atención en ti, incluso cuando hay un montón de cosas interesantes para él que puedan distraerle: el dogfrisbee , el flyball... el propietario debe buscar lo que le interesa y le gusta a su perro, investigar sobre ella y valorar si su mascota es apta.

Anuncios

Adiestramiento positivo 2

En que consiste el adiestramiento en positivo?
El adiestrar en positivo es el adiestramiento a través de premios que fomentan un comportamiento deseado. Si quieres utilizar el adiestramiento en positivo, lo primero que debes saber es que corregir un comportamiento no deseado siempre cuesta más que enseñar un comportamiento nuevo.

Así que debes evitar que tu perro cometa errores, y asegurarte que aprenda correctamente el comportamiento que buscas.Eso quiere decir que cuando enseñas un tipo de comportamiento, por ejemplo la llamada, por un lado no debes parar hasta que tu perro lo haya aprendido correctamente.

Eso no significa practicar las 24 horas al día, porque eso producirá un efecto contrario. Sino, practicar, en varias sesiones al día, durante 5 o 10 minutos tantos días necesarios para que estar seguro que tu perro lo haya entendido. Y por otro lado debes evitar, durante esta fase de enseñanza, que tu perro por alguna razón no acuda a la llamada. Ya porque esta distraído por otras cosas en su entorno, o porque tiene demasiado espacio y no entiende a donde tiene que ir. Si le pones en situaciones donde lo puedes hacer mal antes de que haya aprendido el ejercicio correctamente a lo mejor no consigues el comportamiento deseado.
El proceso de aprendizaje y es más divertido para ambos y el perro aprende más después de un largo paseo porque está más cansado y relajado, precisamente por eso estará más pendiente a sus ordenes.

Principios reforzamiento positivo:

Tienes que premiar con algo que tu perro realmente quiere, por ejemplo comida, caricias es importante intercambiar los diferentes tipos de premios y terminar la sesión siempre con el premio más valorado.
Hay que premiar justo en el instante que se produce el suceso, si no lo premias en el mismo instante tu perro no sabrá por qué le estas premiando.
Las sesiones deben de ser cortas o tu perro perderá la concentración y empezará cometer errores. Empieza con sesiones de 5 a 10 minutos, nunca más de 30 minutos.
La frecuencia del premio es sumamente importante, cuando empiezas con un ejercicio siempre tienes que premiar a tu perro. Una vez que lo ha captado y hace el ejercicio perfecto, puedes empezar a disminuir la frecuencia del premio.
La gran ventaja de este método es que crearás un vínculo mucho más estrecho entre tu perro y tú. Aprenderá que lo mejor que le ha pasado en este mundo eres tu y tendrá ganas de complacerte y satisfacer tus deseos.

Adiestramiento con el Clicker
Un método moderno del adiestramiento en positivo es por ejemplo el adiestramiento con el clicker.
La próxima semana en http://www.perroshome.com aprenderemos más sobre el adiestramiento con clicker y silbato.

Educación en positivo

¿Premio o castigo?
Cuando adiestras a tu perro siempre debes trabajar con premios. Cada vez que premias estas fortaleciendo el comportamiento de tu perro e invertiendo en el futuro (realmente estas aumentando la confianza de tu perro en ti y sus ganas de colaborar y participar en el aprendizaje).

En el adiestramiento tradicional se usa y abusa del castigo, lo que puede crear, más adelante, grandes problemas de comportamiento (ansiedad, agresividad). La teoría es que el castigo es esencial para lograr la obediencia, el “respeto” del perro. Se aplican toda clase de acciones: tirones de correa, gritos, zarandeos, empujones etc., porque están convencidos de que es la forma más eficaz de enseñar un nuevo comportamiento, de eliminar uno no deseado o de enseñarle al animal “quién es el que manda”. La realidad es que normalmente este castigo es un síntoma de la frustración del amo y de su incapacidad de conectar y de comunicarse con su perro.

Demasiadas veces en el adiestramiento tradicional el adiestrador centra su atención y energía en castigar de un comportamiento no deseado del perro ignorando el correcto. Esta forma de trabajar deteriora poco a poco la relación dueño-perro, reduciéndose cada vez más la predisposición y motivación para aprender del perro. El perro se estresa cada vez más y pierde toda la motivación por aprender: y si no esta motivado no aprenderá nada.

El castigo en si no enseña nada al perro, solamente le crea confusión y desconfianza con respecto a su amo. Por eso si realmente quieres comenzar su adiestramiento tienes que eliminar el castigo como herramienta de trabajo. Hemos aprendido mucho sobre el comportamiento y adiestramiento de los animales en general y sabemos mucho más hoy en día que antes. El aprendizaje de todos los animales se rige por los mismos principios (refuerzos positivos), y por eso el castigo tampoco hace falta en el adiestramiento de nuestros animales de compañía.

Trabaja, repite y guía con premios

Si los perros destacan en algo es en su gran capacidad de supervivencia; su habilidad para observar, analizar el entorno, adaptarse y sobrevivir. Por eso han podido aprender los comportamientos que deseamos de ellos a pesar de que hemos aplicado las técnicas inadecuadas. Pero ahora ha llegado el momento de cambiar las técnicas de adiestramiento con el fin de obtener resultados muy superiores.

A la hora de educar a un perro hay que entender que no existe el camino rápido, no hay atajos posibles, siempre tendrás que trabajar, trabajar, trabajar y repetir, repetir, repetir, siempre hablándole en su “idioma”. Usa un lenguaje que tu perro comprende y aplica los principios del aprendizaje positivo (con premios).

Adiestrar un perro es un camino sin atajos, no existen las varitas mágicas; tienes que trabajar y repetir, y darle un premio siempre cuando ha hecho algo bien.

Lo importante es el adiestramiento en positivo, nos adentraremos más en este aprendizaje con nuevas publicaciones.

Buscar y traer

 

Cómo enseñar el ejercicio buscar y traer

Un perro que gasta su energía en el paseo diario, llega satisfecho y cansado a casa. Normalmente se tumbará tranquilamente para descansar.

Para cansar a nuestro perro en poco tiempo podemos enseñarle el ejercicio de “buscar y traer”. Un perro que se engancha a este juego, y créeme la mayoría lo hará, lo cansas en 20 a 30 minutos.

¿Cómo conseguir que tu perro ejecute el ejercicio bien?

Tu perro realmente tiene que dominar 4 comandos diferentes:

  • Buscar (perseguir y/o buscar la pelota)
  • Atrapar (tiene que coger la pelota en su boca)
  • Traer (tiene que volver a ti con la pelota)
  • Soltar (tiene que soltar el objeto)

Buscar/atrapar
Tanto la parte de buscar como la de atrapar, llama directamente el instinto de cazador del perro. Así, el atrapar un objeto podría ser el igual a cazar una presa en estado salvaje. Cuan más desarrollado sea el instinto de caza de tu perro más fácilmente completará estas 2 primeras partes.

Para animar a tu perro a interesarse por el objeto antes de lanzarlo juega un poco con el, enséñaselo, pásaselo varias veces por encima de la cabeza haz amagos de dárselo, etc.

Así, cuando lo tires, tu perro estará ansioso para perseguirlo y saldrá pitando en busca del objeto.

Problema que puede surgir:

El perro sale corriendo detrás de la pelota, llega hasta ella pero no la coge.

Posible solución:

Pueden intentar jugar más con tu perro y el objeto que usas, soltándolo delante de él cogiéndoselo justo cuando este lo vaya a oler, haciéndolo botar, rodar, tirándote a por él. Recuerda que tu perro no es tonto y que si ve que tú te diviertes con la pelota, él también querrá. Si eso no funciona intenta cambiar de objeto hasta encontrar uno que le motive

Traer
Cuando tu perro haya encontrado el objeto y lo tiene en la boca tiene que acudir a tu llamada. Esto te será más fácil si tu perro ya domina la orden “ven”

Orden “Ven”:
Si no domina este ejercicio todavía, puedes elegir la hora de la comida para practicar esta orden. Mientras el perro se aproxima hacia ti dile “Ven”. No es necesario que se lo digas chillando ni en un tono de voz alto. Todo lo necesario es un tono de voz firme y agradable. Cuando el perro se aproxime hacia ti para obtener su comida, elógiale por “obedecer” la orden. Sigue practicando esto en cada caso en el que puedas pensar en que el perro se acercará hacia ti, independientemente de si es o no la hora de la comida, ya que no querrá asociar siempre la comida con la orden.

En esta fase es cuando los problemas suelen ser más frecuentes. En efecto a muchos perros les cuesta entregar el objeto que han perseguido con tanto ahínco (su presa).

3 problemas que se pueden presentar:

  1. Se aleja con el objeto en la boca y te anima a perseguirle
  2. Te lo trae pero cuando intentas cogerlo, escapa con él
  3. Cuando lo llamas deja el objeto en el suelo y viene hacia ti sin él.

Posibles soluciones:

1 y 2. Lo mas importante en el primero y segundo caso es sobretodo nunca correr detrás de tu perro para que te entregue el objeto ya que de esta manera pierdes el control de la situación y el juego de tirar y traer se convierte en “píllame si puedes” donde él que manda es tu perro.

Si tu perro se tumba a mordisquear el objeto o incluso se aleja con él, puedes intentar enseñarle un trozo de comida o algo que le guste más que la pelota, para convencerle que te la traiga.

3. El caso más complicado de resolver es si el perro deja la pelota en el suelo cuando lo llamas y vuelve él solo. En ese caso, pide ayuda a un amigo. Cuando tires la pelota tanto el perro como el amigo deben ir hacia ella, normalmente el perro llegará antes a la pelota y la cogerá en la boca. Cuando tu amigo llegue hasta donde esta el perro, llama a tu perro y observa que hace si vuelve con la pelota o no. Algunos perros al percibir al amigo como competencia directa no soltarán la pelota.

Si el perro hace lo de siempre y suelta la pelota para volver hacia ti, en este caso tu amigo deberá recoger la pelota y traértela (en la mano por supuesto no la boca). Cuando tu amigo llegue a ti que te entregue la pelota delante del perro de manera bien visible para que el perro vea bien lo que pasa y tu también de manera bien visible dale “una recompensa” a tu amigo (un trozo de queso, chorizo, salchichón: algo que le guste a tu perro y por supuesto que tu amigo pueda también comer :-)). Vuelve a tirar la pelota. No te extrañe que al cabo de unas pocas repeticiones, tu perro te traiga el mismo la pelota. Cuando lo haga prémiale a él.

Suelta
Una vez que hayas conseguido que tu perro se acerque a ti con la pelota en la boca, habrá llegado el momento que suelte el objeto.

Para ello no debes nunca tirar del objeto hacia ti ya que lo único que conseguirás es que tu perro tire hacia él, transformándose el juego en un juego de tira y afloja (demostración de fuerza).

La forma más fácil de conseguir que el perro suelte lo que lleva en la boca, es con algún objeto que valora más que el objeto que tiene en la boca. Que puede ser un trozo de su comida favorita u otra pelota. Cuando suelte el objeto le tienes que elogiar y inmediatamente repetir el ejercicio, porque así comprenderá que soltar el objeto no es el final del juego, sino el inicio.

Hay personas que al principio usan dos pelotas u objetos idénticos, tiran una y cuando el perro se acerca con ella, tiran la otra hasta que el perro se da cuenta que de lo que se trata es soltar la pelota para que se la vuelvas a tirar, que eso es lo divertido.

La mayoría de los perros con una educación básica dominarán este ejercicio en 2 o 3 sesiones. Pronto tu perro entenderá el ejercicio entero y puede empezar una media hora de entrenamiento intensivo de buscar y traer la pelota. En la mitad del tiempo cansas a tu perro y consigues un perro tranquilo y satisfecho durante todo el día y eso sin agotarte tú.

Ejercicio

Cómo cansar a tu perro en 20 minutos sin agotarte.

Comprueba cómo se queda tranquilo el resto del día sin hacer trastadas.

Correr es un ejercicio básico muy importante para tu perro. Todos los perros necesitan hacer ejercicio a diario para mantener una buena salud física y mental. Por desgracia esto no se cumple en numerosos casos y obtenemos perros neuróticos y con sobrepeso crónico. Nuestra sociedad ha llegado a tal punto que ya existen medicamentos para perros obesos para ayudarles a adelgazar. En i-perros pensamos que en el 99% de los casos esos fármacos no son necesarios. Lo que realmente tu perro necesita es simplemente una alimentación más sana y hacer suficiente ejercicio. El ejercicio no es solamente importante para mantener tu perro en forma, es también muy importante para su salud mental. Un perro que no tiene bastante ejercicio se aburrirá en casa y puede desarrollar comportamientos no deseado, como hacer destrozos o desarrollar hiperactividad.

Un perro que gasta su energía en el paseo diario, llega satisfecho y cansado a casa. Normalmente se tumbará tranquilamente para descansar. Podrá pasar el día perfectamente ocupado con sus juguetes sin aburrirse ni montar escándalos.

Por el contrario, el perro que no ha podido desgastar su energía es un perro inquieto todo el día, propenso a hacer travesuras para entretenerse. Es lógico, tiene toda esta energía acumulada en su cuerpo, que necesita salir. Los lectores que tienen niños reconocerán esta metáfora: imagínate un domingo lluvioso con un niño de alrededor de 4 años que no ha salido en todo el día de casa. ¿Sabes cómo se comportará al final del día? Como un león enjaulado :-). Pues, para tu perro la sensación no es muy diferente.

Así que es muy importante que tu perro haga suficiente ejercicio. Pero el problema que la mayoría de nosotros tenemos es que nos falta el tiempo para pasear como mínimo una hora larga todos los días con nuestro perro. Así que, ¿qué podemos hacer?

Para cansar a nuestro perro en menos tiempo podemos enseñarle el ejercicio de “buscar y traer”. Un perro que se engancha a este juego, y créeme la mayoría lo hará, lo cansas en 20 o 30 minutos. Este ejercicio no solamente cansa a tu perro, pero también mejora vuestra relación (le gusta jugar contigo) y establece la jerarquía en vuestra relación (tú mandas, el sigue).

El juego consiste en tirar un objeto (pelota, frisbee, etc.) lejos de ti. El perro persigue el objeto y lo trae, es decir te lo devuelve en tus manos.

¿Cómo conseguir que tu perro ejecute el ejercicio bien?

Tu perro realmente tiene que dominar 4 comandos diferentes:

  1. Buscar (perseguir y/o buscar la pelota)
  2. Atrapar (tiene que coger la pelota en su boca)
  3. Traer (tiene que volver a ti con la pelota)
  4. Soltar (tiene que soltar el objeto)

Para enseñarle los 4 comandos te puede ser de mucha ayuda un clicker. Un clicker es una cajita de plástico con una lengüeta de metal que emite un sonido cuando aprietas la lengüeta. El sonido es de gran ayuda para que tu perro comprenda lo que queremos de él. Con esta herramienta sencilla y barata podemos lograr unos resultados impresionantes mucho más rápido que con los métodos tradicionales.

Pero también podemos enseñar el ejercicio sin la ayuda del clicker siguiendo el método tradicional.