Libro interesante

Choque-de-culturas

Este es un pequeño relato que puedes encontrar en este peculiar libro: Empatia : Este es el mundo de pesadilla en el que viven constantemente muchos perros domésticos. Imagínate que vives en un planeta en el que la especie dominante tiene una inteligencia infinitamente más sofisticada que la de los seres humanos a quienes, no obstante, tienen como animales de compañia. Son los Gorn. Se comunican entre ellos a través de complejas combinaciones telepáticas, movimientos de ojos y sonidos de alta frecuencia totalmente ininteligibles e imposibles de aprender para los humanos, cuyos cerebros sólo están preparados para la adquisición del lenguaje verbal. Lo que sí pueden aprender los humanos es el significado de algunos sonidos aislados tras repetidas asociaciones con cosas que tienen relevancia para ellos. Los Gorn y los humanos establecen lazos muy fuertes pero hay muchas reglas de los Gorn que los humanos deben intentar asimilar con una cantidad limitada de información disponible y corriendo muchos riesgos. Imagina que eres uno de los humanos que tienen la suerte de vivir dentro de la casa de una familia Gorn. Otros humanos están en el jardín encadenados en pequeños cobertizos y tienen tanta hambre social, padecen tal aislamiento que no son capaces de controlar sus emociones en cuanto se les acerca un gorn. Los Gorn consideran que por culpa de este comportamiento nunca llegarán a convertirse en “humanos domésticos”. Son demasiado excitables. El hogar que compartes con la familia Gorn está repleto de cuencos de porcelana llenos de agua, junto con lavamanos. Sin embargo siempre que intentas hacer pis en uno de ellos, cualquier Gorn que se encuentre en las proximidades te ataca. Aprendes a utilizar el retrete sólo cuando no hay ningún Gorn. A veces llegan a casa y te meten la cabeza dentro del retrete sin que exista ninguna razón aparente. Odias que te hagan eso y empiezas a hacerles la pelota cuando vuelven a casa para que no te vuelva a pasar, pero ellos creen que eso es un indicio claro de que te sientes culpable de algo que todavía desconocen. También te castigan por ver vídeos, leer determinados libros, hablar con otros seres humanos, comer pizza o pastel de queso, escribir cartas, etc. Los Gorn creen que son problemas de comportamiento. Para evitar volverte loco, esperas a que no estén en casa para hacer todo aquello que deseas. Mientras están cerca estás sentado tranquilamente y con la mirada al frente. Como son testigos de que estás capacitado para comportarte como lo estás haciendo, un buen comportamiento para el que tu estás totalmente capacitado, ellos achacan a tu “rencor” que cuando te quedas solo te pongas a ver películas de vídeo y a transgedir otras reglas. Se imaginan que tu seguramente no te gusta que te dejen solo. Te sacan a pasear varias veces al día y te dejan revistas y te dejan revistas de crucigramas para que te entretengas ( nunca lo has hecho porque odias los crucigramas, pero los Gorn creen que no les prestas atención por venganza). Lo peor de todo es que te caen bien, después de todo se suelen portar bien contigio. Sin embargo, cuando les sonríes te castigan, y lo mismo sucede si intentas estrecharles la mano para saludar. Si te disculpas, vuelven a castigarte. No has vuelto a ver a otro humano desde que eras muy pequeño y cuando ves uno por la calle muestras tu curiosidad, te entusiasmas y en ocasiones tienes miedo. Realmente no sabes cómo actuar y por eso el Gorn te mantiene alejado de otros seres humanos. Tus destrezas sociales nunca llegan a desarrollarse. Al final te llevan a una escuela de “adiestramiento”. Gran parte del adiestramiento consiste en dejarte momentáneamente sin respiración con un collar metálico alrededor del cuello. Están convencidos de que entiendes perfectamente los chillidos que emiten y la comunicación telepática, porque parece que a veces respondes correctamente. La verdad es que tú simplemente adivinas, odias el adiestramiento y la mayor parte del tiempo te sientes muy presionado.  Un día ves a un Gorn acercándose con el collar de adiestramiento en la mano, tienes el síndrome premenstrual, te duele el cuello y la verdad es que no te apetece soportar la desconcertante coacción a la que está a punto de someterte. Le dices con voz seria que por favor te deje en paz y se vaya. Los Gorn están perplejos por este comportamiento agresivo sin previa provocación, creían que tenías buen temperamento. Te meten en uno de sus vehículos y te llevan a dar una vuelta, vas observando el hermoso paisaje del planeta y te preguntas dónde te llevarán. El vehículo se para y te dejan bajar en un edifico impregnado de olor a sudor y a excrementos humanos. Hay humanos en pequeñas jaulas por todas partes, algunos están nerviosos, otros deprimidos y la mayoría observa lo que ocurre fuera de sus celdas.  Tus Gorn, con los que habías vivido toda tu vida, te entregan a un desconocido que te arrastra a una pequeña habitación. Estás aterrorizado y le gritas a tu familia Gorn que te ayude pero ellos se dan la vuelta y salen del edificio. Te quedas allí retenido y te ponen una inyeccíon letal.  Al fin y al cabo, es la forma humana de hacer las cosas.

Mastín

mastinEl mastín durante siglos ha acompañado a los rebaños de  ovejas,  es un perro de gran talla, bien proporcionado, muy potente y musculado. De carácter cariñoso, manso, noble y seguro de sí mismo. Es inteligente y no desprovisto de belleza. Su pelaje es tupido, grueso, liso y semilargo. Esta raza es la más grande de las razas españolas, es de tamaño grande-gigante, los machos pueden llegar a pesar entre 90 y 100 kilos.

 

¿Por qué las personas viven menos que los perros?

La vida de Tosco

Aquí la respuesta (por un niño de 6 años). Lo he leído en Facebook y me ha encantado

Siendo un Veterinario, fui llamado para examinar a un perro Irlandés de 13 años de edad llamado Belker. La familia del perro, Alex, su esposa Lisa y su pequeño Tom, estaban muy apegados a Belker, y estaban esperando un milagro. Examine a Belker y descubrí que estaba muriendo. Les dije a su familia que no podíamos hacer ya nada por Belker, y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.

Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Belker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez, y yo me preguntaba si él comprendía lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Belker se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar. El pequeño niño pareció aceptar la transición…

Ver la entrada original 277 palabras más

Mi perro no come

Cada caso es único,  pero normalmente podemos extraer conclusiones generales que nos ayuden a solucionar el problema.

Lo primero que hay que hacer es analizar el problema en profundidad para determinar los factores que están ocasionando el problema de que su perro no coma. Hay que puntualizar que un perro puede estar unos días sin comer y no tener ningún problema, excepto que sea un cachorro, en cuyo caso necesitará comer más habitualmente.

Posibles causas por la que el perro no come:

  • Puede ser que el perro rebusque restos de comida en la basura. Sacia su apetito de manera inadecuada y rechaza su comida. Si es así, hay que poner fuera de su alcance la basura. En un foco de infecciones y el perro puede contraer enfermedades.
  • –  Si le damos comida de la que comemos nosotros es muy posible que la prefiera antes que su pienso; si sabe que tarde o temprano le vamos a dar comida puede que deje su pienso y simplemente espere a que le demos algo que le gusta más.
  •  Puede ser que el perro deje de comer unas horas o días ante un cambio de rutina, un viaje o algún evento estresante, por ejemplo la pérdida de algún miembro de la familia. En estos casos puede ser que el perrito se deprima y se le quite el apetito.
  •  Puede deberse a alguna enfermedad, o a algún medicamento que esté tomando.
  • También puede ser simplemente que no le gusta el pienso que le damos, o que se ha cansado ya de éste.
  • Si come “chucherías” entre horas su apetito disminuye y no es recomendable para su salud. Puede coger más kilos de los necesarios y la obesidad es una enfermedad.
  • Con las altas temperaturas se ingiere más cantidad de líquido y algunos perros comen menos cantidad de alimento de lo habitual.
  • El apetito de los perros también varía en función de la edad. Un animal joven ingiere más cantidad de alimento. Los perros mayores pierden su capacidad olfativa y disminuye su nivel de actividad, por lo que comen menos.
  • Hay que descartar que le perro esté enfermo. Por ejemplo, puede padecer un problema bucodental, que le impida comer con normalidad. El veterinario nos sacará de dudas en este sentido.
  • Si el pienso es distinto del habitual, o está en mal estado, el perro lo rechazará. Hay que limpiar el plato de comida, habitualmente, para evitar que se mezclen olores y sabores, que desagraden al perro.
  • Si tiene un bajo nivel de actividad física también puede que modere su ingesta, ya que sus necesidades serán menores.
  • Hay animales que pierden el apetito porque están tristes o estresados. La muerte de un miembro de la familia o una mudanza, pueden desencadenar cambios en la conducta y disminución del apetito.

Trucos para que recupere el apetito: (siempre bajo supervisión veterinaria)

  • Buscar un pienso con un sabor que le guste especialmente. En el mercado hay mucha variedad: pollo, ternera, cerdo, cordero, verduras.
  • Humedecer, ligeramente, el pienso seco con agua caliente.
  • Si, normalmente, come pienso seco, cambiarle una temporada al alimento de lata, que resulta más sabroso.
  • Hay piensos altos en calorías. Por poco que coma el perro, tendrá el suficiente aporte calórico.

Detectar que el perro come menos, averiguar la causa de la inapetencia y consultar al veterinario, para descartar enfermedades y que nos aconseje sobre cómo actuar, son pautas fundamentales para que el perro recupere el apetito o bien,  mi recomendación:

1-Es observar bien al perro,  intentar alguna estrategia, como cambiar de marca de pienso.

2-Llevarle al veterinario en caso de que el episodio dure.

3-Nunca darle comida nuestra por miedo, pues esto solo hará empeorar el problema.

El problema normalmente es que no coma nada sino que no come pienso seco, si nos encontramos con el caso que que el perro no come pienso seco pero por el contrario si le echas salchichas, paté, pollo, comida húmeda… entonces si come, descartamos inmediatamente el problema físico y lo consideramos una conducta aprendida. Si el problema es ese, el agua no les puede faltar pero debemos saber que los perros aguantar sin comer varios días. El veterinario no aconseja que estén más de dos días sin comer nada( los perros pequeños no más de un día ) por si les baja el azúcar. Si el perro nos está echando un pulso esperando que le terminemos dando la comida que le gusta ( salchichas, pollo…) aguantará esos dos días sin comer. Por este motivo debemos actuar de la siguiente manera: aguantamos dos días sin darle nada y si el perro no se come el pienso le damos un poco de comida sólo para evitar la bajada de glucosa pero dejando que se quede con hambre. Esto es muy importante porque va a ser el hambre la motivación que le lleve a comer pienso. Sin hambre de por medio dificilmente conseguiremos que termine comiendo pienso seco. El método se basa en las teorías de aprendizaje animal y sólo funciona si se lleva a cabo de forma rigurosa.

Os invito a que probéis el método y contéis vuestra experiencia.

Para que tu perro no ladre en público

Todos hemos sufrido el sofoco que nos provoca a veces nuestro perro cuando ladra a otro perro o a otras personas, o que ladre por la ventanilla del coche.

Si tu perro no te hace caso, o ladra a otros perros y/o personas, te queremos mostrar un método para aumentar su atención, y reforzar que no ladre cuando no es necesario, solamente para perros excitados, frustrados o que saludan y reciben demasiado efusivamente.

  • Asegúrate de que tu perro se ha ejercitado bien y, si es posible, que incluso tenga algo de hambre (sin pasarse!)
  • Ten preparados un montón de premios.
  • Haz que tu perro se sitúe a una distancia lo suficientemente lejos de otros perros y personas para que pueda centrarse en coger el premio. Alejaos lo necesario. Si es posible, siéntate en el suelo con tu perro. Antes de que empiece a ladrar cuando un perro o una persona aparezca, inicia el proceso:
  1. Pon un premio en el suelo cada 5 segundos, o con mayor frecuencia si es necesario, ya sea entre las patas del perro, o incluso delante de su hocico. Sigue haciendo esto. Pronto comenzará a querer el premio.
  2. Cuando comience a mirarte (“¿Dónde está mi premio?”), cuando vea a otro perro o persona, comienza a darle el premio de tu mano.
  3. Ahora comienza a dispersar los premios. Poco a poco aumenta el tiempo entre cada premio, un segundo más cada vez. Basta con que lo cuentes de cabeza, no es necesario un cronómetro.
  4. Continúa alargando el tiempo entre cada premio, teniendo cuidado de que el perro siga centrado en ti y no pierda el interés.

tierno

La mayoría de perros se calmarán por completo hasta que otro perro o persona pase más cerca o que otros perros empiecen a ladrar. Debes estar prevenido para esto, y preparado para dar más premios según se vaya acercando y pase de largo esa persona o perro.

Esta es una manera muy efectiva de enseñar a su perro a que te mire y centre tu atención en ti, incluso cuando hay un montón de cosas interesantes para él que puedan distraerle: el dogfrisbee , el flyball... el propietario debe buscar lo que le interesa y le gusta a su perro, investigar sobre ella y valorar si su mascota es apta.

Vacunación cachorros

Un cachorro recién nacido no es inmune a las enfermedades, sin embargo si tiene algunos anticuerpos que lo protegen, estos anticuerpos los obtiene de la sangre de la madre a través de la placenta.
Cabe señalar que el cachorro sólo recibirá los anticuerpos contra las enfermedades para las que la madre había sido recientemente vacunada. Por ejemplo, si la madre no había sido vacunada contra el parvovirus, el cachorro no tendrá los anticuerpos contra el parvovirus.

image

Lo habitual es que tu cachorro llegue a casa con 7 u 8 semanas, y en ese caso ya debería tener puesta la primera vacuna, pregunta cuando vayas a recogerlo y si es así deberán entregarte su cartilla, en la que constará la fecha y nombre de la vacuna o vacunas que ya ha recibido.
Debes tenerlo en casa hasta que haya recibido todas las vacunas y este protegido. Bastará con que lo pasees en brazos o, si puedes, lo lleves a un jardín particular donde no haya perros.

Hasta que tu cachorro haya recibido la última vacuna extrema las precauciones. Respeta el calendario de vacunación y no intentes ponerselas antes de tiempo. Vas a tener mucho tiempo para disfrutar de él.

A continuación te mostramos con que edad y que vacuna has de ponerle, por regla general se debe vacunar al perro como mínimo contra el Moquillo, Parvovirus, Hepatitis y Leptospirosis.

Se conoce como vacunación séxtuple a las vacunas que se aplican contra el Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis, Parvovirus, Parainfluenza y Coronavirus. La séxtuple se aplica la primera vez y adicionalmente un 1er y 2o o 3er refuerzo, según las indicaciones del veterinario, luego contra la rabia, y 2 veces al año desparasitación.

Edad Vacuna

6 a 8 semanas sextuple
8 a 10 semanas refuerzo
10 a 12 semanas Refuerzo de la sextuple
16 semanas Rabia
12 meses revacunación general.

Luego una vez al año se a de ir revacunando al perro, según indique el veterinario.

Pelos y piel del perro

La higiene es muy importante para mantener tu perro en buen estado de salud.

 

Pelo y piel

¿Has oído alguna vez la expresión: los ojos son el espejo del alma? Pues para tu perro el pelo es el reflejo de su estado de salud. Un pelo brillante y sedoso normalmente es indicador del buen estado de salud del perro. El cuidado del pelo y de la piel se efectúa a través del baño y del cepillado.

Es muy importante que las primeras veces que bañes o cepilles a tu perro o cachorro sea especialmente paciente y gentil con él ya que puede estar muy asustado. Además si él recuerda su primer baño o cepillado de manera negativa, cada vez será más difícil meterlo en la bañera o arreglarlo.

Con un poco de cariño y comprensión de tu parte se acostumbrara rápidamente a la rutina del baño y del cepillado, así como a los objetos como el peine, el cepillo, la toalla y el secador de pelo.


Cepillado

Los cepillados frecuentes nos evitan los baños muy seguidos. Y se pueden volver uno de los momentos más gratificante para el animal si comienzas a cepillarlo con regularidad (como mínimo una vez a la semana) desde temprana edad. Así mismo esta experiencia te permitirá revisar a tu perro “de la cabeza a los pies”, en busca de pulgas, garrapatas, etc., sin que este se impaciente.

Necesitarás un peine y un cepillo especial para perros y éstos deben ser de su uso exclusivo.

Primero retira el exceso de pelo suelto con el peine. Comienza por la cabeza y sigue peinando hacia abajo por el cuerpo, la cola y las patas, prestando especial atención a las zonas de pelaje más espeso como el cuello. Luego pásale el cepillo de cerdas suaves para retirar los pelos sueltos que puedan quedar.

Baño

IMPORTANTE: No se debe bañar un cachorro antes del final del primer ciclo vacunal (+/- 12 semanas).

No se debe bañar a un perro de forma regular sino que la frecuencia de los baños varia según el tipo de piel y lo mucho que se ensucie. En cualquier caso, no se debe bañar a un perro más de una vez al mes (como máximo).

Si tu perro se ensucia tanto que un buen cepillado no elimine la suciedad o rueda sobre alguna suciedad especialmente “olorosa”, puede que no te quede más remedio que bañarle.

Para ello utiliza un champú especial para perros ya que la piel y el pelo de los perros son muy diferentes de los nuestros y por favor sigue las instrucciones de uso. Los champúes muy perfumados no son aconsejables debido a la sensible nariz de nuestro amiguito. En efecto si los usas lo único que conseguirás es que tu perro corra a restregarse en algo de fuerte olor (normalmente desagradable para los humanos) tan pronto termine el baño.

La temperatura del lugar donde vayamos a bañar al perro tiene que ser calida y agradable y sobretodo durante la temporada de invierno, asegúrate que tu perro no coja frío hasta que este completamente seco.

Un buen consejo es preparar todo lo que vayas a necesitar de antemano, y así evitar posibles “fugas” de nuestro amiguito.

Esto implica:

  • Un recipiente o bañera con agua tibia que cubra hasta la mitad de la altura del perro.
  • un cazo o recipiente que se usara para mojar a perro.
  • champú especial para perros
  • abundante agua tibia lista para enjuagarle
  • una toalla vieja y limpia
  • secador de pelo (opcional)
  • peine y cepillo

Es muy importante que el agua este a la temperatura adecuada ya que los perros odian tanto el agua muy caliente como el agua helada.

Primero vierte el agua tibia en la bañera, tiene que cubrir hasta la mitad de la altura de tu perro. Luego coloca a tu perro dentro y con el recipiente vete derramándole agua por encima desde la parte trasera del cuello hacia el resto del cuerpo (no le eches agua por encima de la cabeza). Luego aplica el champú en el cuerpo y las patas y frótalo hasta obtener una abundante espuma, asegurándote de cubrir todo el pelaje. La cabeza debe ser lo último en ser lavado ya que en cuanto note agua en ella tu perro intentara sacudirse. Cuando le laves la cabeza, debes presta especial atención para que no le entre champú en los ojos, ni en los oídos.

Enjuaga el champú con abundante agua tibia. Todo el champú debe ser eliminado del pelaje por lo que se necesitara mucha agua.

El perro se sacudirá vigorosamente después del baño y esto le quitará la mayor parte del agua, el resto puedes secarlo con una toalla limpia. Si quieres puedes completar el secado del pelo utilizando el secador pero a un nivel de temperatura siempre bajo, y sobretodo no uses aire caliente solo a temperatura ambiente. Si usas el cepillo al mismo tiempo acelerarás el secado considerablemente.

Cómo ayudar a tu perro a pasar el calor

Del hospital veterinario de Montjuïch: Cómo ayudar a tu perro a pasar el calor del verano

 

Cada raza de perro tiene una capacidad diferente al calor, y se adaptan de diferente forma al periodo estival. Sin embargo, cabe mencionar que los perros más propensos al golpe de calor son los cachorros y los perros mayores, además de los de pelaje muy oscuro y los que tienen el morro chato.

Sobretodo, recordad que los perros en ocasiones no regulan bien la temperatura, por lo que hay que tener especial cuidado. Un golpe de calor en ese estado, haría que consumieran todas sus reservas de azúcar y sales minerales, llegándole a provocar un colapso interno conocido como golpe de calor.

Es por eso que, ante temperaturas muy elevadas y con un alto grado de humedad en el ambiente, merece la pena actuar responsablemente y seguir unas sencillas pautas como las que siguen:

Corte de pelo

Al igual que a nosotros, si nuestro perro tiene el pelo muy largo, es un buen momento para cortarle el pelo, por supuesto siempre que sea un perro al que su pelo se lo permita, ya que hay razas a las que no se les corta el pelo. Si tienes alguna duda, consulta con tu veterinario para estar seguro que es una buena opción.

La deshidratación del perro y su alimentación

La deshidratación es uno de los mayores peligros que puede pasar nuestro perro durante el verano, para ello conviene regular las horas de exposición del animal al sol, si tienes tu perro en el jardín o en una terraza, conviene dejarle una sombrilla o tener preparado un espacio donde tenga sombra durante todo el día, para evitar una subida de su temperatura corporal.

Tenemos que dejar el bebedero lleno de agua y asegurarnos que en nuestra ausencia no le va a faltar agua, así como intentar que sea fresca, por lo que deberemos ponerle el bebedero en la zona de sombra. Este punto es esencial.

Respecto a las comidas, con el calor, los perros bajan su apetito, por lo que es recomendable acostumbrarlos a comer en las horas menos calurosas del día e intentar complementar su alimentación con pienso húmedo como complemento para su hidratación.

Hay que prestar especial atención y cuidado si nuestro perro sufre de vómitos o tiene diarrea porque la hidratación deberá ser mayor, en este caso te aconsejamos acudir a tu veterinario.

El paseo

Hay que evitar salir a pasear con tu perro en las horas más calurosas, y debemos evitar tener un juego con mucho ejercicio. Se recomienda llevar un recipiente con agua durante el paseo, sobretodo en las zonas donde se alcanza mayor temperatura de la península.

El coche

Si acostumbramos a desplazarnos con el perro en coche, es conveniente dejar la ventana abierta durante el trayecto, pero al llegar a destino, hay que sacarlo rápidamente del coche, ya que dejar una ventana abierta no sirve de nada, lo importante no es tanto la ventilación como la temperatura dentro del vehículo.

Perros con problemas respiratorios

Aquellas razas de perros que suelen tener problemas respiratorios como el Bulldog o el Pequinés entre otros, o problemas cardíacos, hay que prestarle especial atención.

Agua fría

Uno de los mejores remedios para mitigar el calor de tu perro, al igual que a nosotros, es recibir un baño de agua, o dejar que nos moje el agua de una manguera, es un remedio tan simple como antiguo pero quizás uno de los más eficaces y agradecidos del verano, con ello hacemos que baje la temperatura corporal y estaremos cuidado de su salud. Si dispones de jardín, puedes mojarlo un poco para que exista un ambiente fresco.

 

En cualquier caso, si vieras que tu perro no tiene ganas de moverse, que su respiración es agitada, rápida y costosa, que tiene la boca y el hocico secos o que tiene temblores y la frecuencia cardíaca acelerada, lo mejor que puedes hacer es visitar rápidamente al veterinario pues podríamos estar ante un caso de golpe de calor.

Tráfico de animales

Con la llegada del verano o de las navidades y en estos tiempos de crisis muchos individuos aprovechan para traficar con animales en condiciones lamentables, hoy en día aun es muy desconocido pero muy real.

Estos animales comienzan su viaje hacia España o Portugal en países del este de Europa, en concreto Rumania o Eslovaquia, donde “hay auténticos criaderos de perros de raza”.
 
Durante días, recorren una larga distancia en camiones, donde viajan apiñados, sin apenas comida o bebida y, por supuesto, sin que se cumplan los requisitos sanitarios mínimos para este tipo de transporte.
Tras el viaje, los animales llegan a establecimientos legales donde, de forma ilegal, se venden entre 300 y 500 euros inferior al normal del mercado. Los cachorros intervenidos, que procedían de Eslovaquia, habían sido puestos a la venta cuando no tenían ni tres meses.
Todas las razas corren peligro pero las más demandadas se encuentran yorshire, caniche, bull dog y bichón maltés.
El pasaporte que estos animales procedentes del este de Europa estaban falsificado y, en ocasiones, según la Guardia Civil, estas redes llegaban a falsificar el “pedigree” de los animales que se ponen a la venta.
Por ello, la Guardia Civil recomienda adquirir siempre las mascotas en centros autorizado para la venta de animales y solicitar información sobre su origen, así como sobre su edad o su estado de salud. EFEverde

Sin embargo, no sólo se trata de un delito de estafa, sino también de “maltrato animal”.

Estas mafias meten a los cachorros“en jaulas muy pequeñas”, propiciando así que los canes adquieran conductas extrañas. Del mismo modo, los animales conviven con otros animales muertos durante mucho tiempo, “por lo que el contagio de enfermedades es más que evidente”. Y es que, además, la poca higiene en los países de origen hacen posible que se desarrollen enfermedades, tales como dermatitis, problemas de moquillo, caída de piel o  parvovirosis, una enfermedad, en la mayoría de los casos mortal, que afecta sobre todo a los cachorros.

Podemos parar este maltrato entre todos porque lo barato sale caro, ves a un sitio conocido y de confianza, y antes de adquirir un cachorro pide toda la información necesaria: procedencia, cartilla, vacunas y si aún tienes dudas que le haga una revisión tu veterinario.

Adiestramiento positivo 2

En que consiste el adiestramiento en positivo?
El adiestrar en positivo es el adiestramiento a través de premios que fomentan un comportamiento deseado. Si quieres utilizar el adiestramiento en positivo, lo primero que debes saber es que corregir un comportamiento no deseado siempre cuesta más que enseñar un comportamiento nuevo.

Así que debes evitar que tu perro cometa errores, y asegurarte que aprenda correctamente el comportamiento que buscas.Eso quiere decir que cuando enseñas un tipo de comportamiento, por ejemplo la llamada, por un lado no debes parar hasta que tu perro lo haya aprendido correctamente.

Eso no significa practicar las 24 horas al día, porque eso producirá un efecto contrario. Sino, practicar, en varias sesiones al día, durante 5 o 10 minutos tantos días necesarios para que estar seguro que tu perro lo haya entendido. Y por otro lado debes evitar, durante esta fase de enseñanza, que tu perro por alguna razón no acuda a la llamada. Ya porque esta distraído por otras cosas en su entorno, o porque tiene demasiado espacio y no entiende a donde tiene que ir. Si le pones en situaciones donde lo puedes hacer mal antes de que haya aprendido el ejercicio correctamente a lo mejor no consigues el comportamiento deseado.
El proceso de aprendizaje y es más divertido para ambos y el perro aprende más después de un largo paseo porque está más cansado y relajado, precisamente por eso estará más pendiente a sus ordenes.

Principios reforzamiento positivo:

Tienes que premiar con algo que tu perro realmente quiere, por ejemplo comida, caricias es importante intercambiar los diferentes tipos de premios y terminar la sesión siempre con el premio más valorado.
Hay que premiar justo en el instante que se produce el suceso, si no lo premias en el mismo instante tu perro no sabrá por qué le estas premiando.
Las sesiones deben de ser cortas o tu perro perderá la concentración y empezará cometer errores. Empieza con sesiones de 5 a 10 minutos, nunca más de 30 minutos.
La frecuencia del premio es sumamente importante, cuando empiezas con un ejercicio siempre tienes que premiar a tu perro. Una vez que lo ha captado y hace el ejercicio perfecto, puedes empezar a disminuir la frecuencia del premio.
La gran ventaja de este método es que crearás un vínculo mucho más estrecho entre tu perro y tú. Aprenderá que lo mejor que le ha pasado en este mundo eres tu y tendrá ganas de complacerte y satisfacer tus deseos.

Adiestramiento con el Clicker
Un método moderno del adiestramiento en positivo es por ejemplo el adiestramiento con el clicker.
La próxima semana en http://www.perroshome.com aprenderemos más sobre el adiestramiento con clicker y silbato.

Educación en positivo

¿Premio o castigo?
Cuando adiestras a tu perro siempre debes trabajar con premios. Cada vez que premias estas fortaleciendo el comportamiento de tu perro e invertiendo en el futuro (realmente estas aumentando la confianza de tu perro en ti y sus ganas de colaborar y participar en el aprendizaje).

En el adiestramiento tradicional se usa y abusa del castigo, lo que puede crear, más adelante, grandes problemas de comportamiento (ansiedad, agresividad). La teoría es que el castigo es esencial para lograr la obediencia, el “respeto” del perro. Se aplican toda clase de acciones: tirones de correa, gritos, zarandeos, empujones etc., porque están convencidos de que es la forma más eficaz de enseñar un nuevo comportamiento, de eliminar uno no deseado o de enseñarle al animal “quién es el que manda”. La realidad es que normalmente este castigo es un síntoma de la frustración del amo y de su incapacidad de conectar y de comunicarse con su perro.

Demasiadas veces en el adiestramiento tradicional el adiestrador centra su atención y energía en castigar de un comportamiento no deseado del perro ignorando el correcto. Esta forma de trabajar deteriora poco a poco la relación dueño-perro, reduciéndose cada vez más la predisposición y motivación para aprender del perro. El perro se estresa cada vez más y pierde toda la motivación por aprender: y si no esta motivado no aprenderá nada.

El castigo en si no enseña nada al perro, solamente le crea confusión y desconfianza con respecto a su amo. Por eso si realmente quieres comenzar su adiestramiento tienes que eliminar el castigo como herramienta de trabajo. Hemos aprendido mucho sobre el comportamiento y adiestramiento de los animales en general y sabemos mucho más hoy en día que antes. El aprendizaje de todos los animales se rige por los mismos principios (refuerzos positivos), y por eso el castigo tampoco hace falta en el adiestramiento de nuestros animales de compañía.

Trabaja, repite y guía con premios

Si los perros destacan en algo es en su gran capacidad de supervivencia; su habilidad para observar, analizar el entorno, adaptarse y sobrevivir. Por eso han podido aprender los comportamientos que deseamos de ellos a pesar de que hemos aplicado las técnicas inadecuadas. Pero ahora ha llegado el momento de cambiar las técnicas de adiestramiento con el fin de obtener resultados muy superiores.

A la hora de educar a un perro hay que entender que no existe el camino rápido, no hay atajos posibles, siempre tendrás que trabajar, trabajar, trabajar y repetir, repetir, repetir, siempre hablándole en su “idioma”. Usa un lenguaje que tu perro comprende y aplica los principios del aprendizaje positivo (con premios).

Adiestrar un perro es un camino sin atajos, no existen las varitas mágicas; tienes que trabajar y repetir, y darle un premio siempre cuando ha hecho algo bien.

Lo importante es el adiestramiento en positivo, nos adentraremos más en este aprendizaje con nuevas publicaciones.